La tierra de los olivos

Las costas de Francia y España son las madres de nuestra materia prima: El aceite de oliva. A partir de éste hemos aprendido a generar diferentes especialidades para el cuidado de la piel con plantas medicinales.

El trabajo cotidiano, el esfuerzo y dedicación para crear nuestros productos tienen la recompensa de la tierra:  Brindarnos sus más exquisitos frutos.

Con el paso del tiempo, mejor.

DEDICACIÓN Y ESFUERZO  PARA OBTENER LOS MÁS FINOS JABONES NATURALES

Las características de nuestros jabones naturales mejoran con el paso del tiempo. Después de un mes de elaborados están listos para su uso, pero a medida que pasa el tiempo van ganando calidad. Esto se debe a que el proceso de saponificación va madurando, generando un producto con mayor equilibrio en su composición.

Nuestros jabones son creados a partir de la técnica en frío, ésta lleva un proceso artesanal de 2 días: La preparación y selección de ingredientes, vaciado, desmolde y corte. Gracias a este procedimiento los ingredientes naturales conservan todas sus propiedades. A partir del segundo día los jabones se ponen en un lugar fresco y seco donde puedan curarse por un mes como mínimo.

Proceso de elaboración en frío

DESPÚES DE 2 DÍAS DE TRABAJO ARTESANAL, LOS JABONES DEL OLIVO REQUIEREN UN MES DE CURACIÓN PARA OBTENER SUS CARACTERÍSTICAS